miércoles, 11 de junio de 2014

Cuando lo ilógico se nos presenta como lo normal

Cuando lo ilógico se nos presenta como lo normal es una forma demasiado genérica de empezar una reflexión en estos momentos en este país. Sanidad, dependencia, valores, democracia y podría seguir enumerando, pero en este caso nos vamos a referir a la educación en la Comunidad de Madrid. Durante los casi dos décadas de gobierno del Partido Popular en nuestra región, la educación la sufrido un profundo cambio. Sin entrar en aspectos legales emanados desde Moncloa, o en las diversas líneas de inversión económica que darían mucho que hablar, es factible afirmar, sin equivocación alguna, que el modelo se ha trastocado, lo han cambiado. Ya lo anunciaba el diario Público en el 2009¹, por primera vez el número de centro privados (donde por lógica quedan englobados los concertados) superaba en número a los públicos. Los datos los ratifica año a año la Comunidad de Madrid en su informe sobre educación², pese a que el número de alumnos sigue siendo notablemente superior en los centros públicos son mayoría los recintos de titularidad privada.

Este hecho no debe sorprendernos, ya lo conocemos. Pese al intento neocon de presentar la crisis y los recortes como elementos de la misma cara de la moneda, los datos vuelven a ser irrefutables. Durante los últimos años de ataques y reducción del profesorado funcionario e interino, se han venido aplicando deducciones vinculadas con la educación en la declaración de la renta de las familias madrileñas que tengan a sus hijos en centros privados³:… Se establece una deducción por las cantidades satisfechas por el contribuyente por gastos de escolaridad (15%), adquisición de vestuario de uso exclusivo escolar (5%) y enseñanza de idiomas (10%) para sus descendientes hasta un máximo de deducción de 900 euros por cada estudiante. * Esta deducción será aplicable a los contribuyentes cuya renta familiar no exceda del resultado de multiplicar por 30.000 euros el número de miembros de la unidad familiar.

¿Por qué lo llaman crisis cuando realmente significa ideología?, mera fachada (el lenguaje a veces hace todo el trabajo). Si así es, es obvio que aquello que tanto costó conseguir esta en riego. La universalización de la educación se desmorona, y es que mantener es más difícil, muchas veces, que fabricar. Pero no debemos caer en el error de pensar que los denominados populares (('[los de la facción] del pueblo') quieren eliminar la educación pública, no, su mirada se aproxima al ya pretérito concepto de beneficencia. La educación pasa a convertirse en un acto de caridad asistencial de ínfima calidad que desemboca en un uso masivo de la educación privada (sea concertada o no).

Y esta es a la posición donde quería llegar con mi título. Ha calado entre la ciudadanía madrileña el vínculo entre concertado y público hasta tal punto que la Consejería de Educación lo presenta como oferta pública conjunta compartiendo cartel (para muestras se presenta la fotografía). Resulta curioso resaltar como los defensores de ese liberalismo a ultranza encantado de loar las ventajas del sector privado sobre un mundo funcionarial corrompido por vagos y maleantes ponesellos, inundan de dinero público sus centros privados bajo el falso techo del concierto. Ahora si vale lo público, vale porque paga, y paga su negocio: el de la fábrica de ideologías, el de la fábrica de sectas, el de la fábrica de ideas trasnochadas impregnadas de nacionalcatolicismo.

Colegios concertados religiosos, colegios concertados que segregan por sexo, colegios concertados que no cumplen en sus matriculaciones de alumnos con necesidades especiales o inmigrantes, colegios concertados, en definitiva, que se manejan en líneas de pensamiento muy cercanos a valores de los agitadores de banderas de la gaviota.

Como ya mostró Goebbels, una mentira repetida mil veces puede convertirse en verdad, pues si, ese es el intento de nuestra Consejería de Educación, presentar, bajo un falso espejo, dos ofertas antitéticas, dos ofertas que están, en la mayoría de los casos, en las antípodas ideológicas la una de la otra. Una oferta que recibe el dinero de la misma fuente pero que se gestiona de forma muy diferente.

Daniel Núñez.

________________________________________________________________________

²Datos y Cifras de la Educación en la Comunidad de Madrid, 2013-2014. Consejería de Educación, Juventud y Deporte, pág. 27



No hay comentarios:

Publicar un comentario