lunes, 30 de junio de 2014

El Patrimonio Histórico de Quijorna



El pasado 13 de junio hubo Pleno Ordinario en Quijorna. Una vez más, la decisión de la alcaldesa de mantener en suspenso el turno de intervención de los vecinos que existía al final de cada una de estas reuniones, sigue motivando que busquemos otra forma de expresión para participar de alguna manera en la vida de nuestro municipio. Si consideramos que el 99,9% de los vecinos de Quijorna no asiste a los Plenos, hay que reconocer que en el fondo la señora García nos ha hecho un gran favor al obligarnos a tener que escribir para esquivar su injustificable censura. El número de entradas que acumulan este blog y el facebook de IU en Quijorna demuestra que paso a paso estamos llegando a una audiencia cada vez más numerosa, incomparablemente mayor a la que hubiéramos tenido en directo el segundo viernes de cada tres meses.

La intención original al escribir este artículo era la de comentar todo el Pleno, pero como solo pude estar presente al principio, voy a centrarme en un único asunto, que para muchos puede pertenecer al pasado, pero que bajo mi punto de vista, sin ser lo anterior incorrecto, puede también tener un lugar en nuestro futuro. Para que sean conocidos también los otros puntos del orden del día que se trataron y resolvieron, adjuntamos su lista completa. Seguramente en las circulares impresas o en los artículos digitales de los dos grupos de oposición que tienen representación se encontrarán las opiniones y datos que completen el panorama de lo que dio de sí este Pleno Ordinario que yo vi de manera incompleta. 

El tema que más llamó mi atención este día fue el de la actualización del catálogo de bienes y espacios protegidos de nuestro municipio, una revisión y puesta al día que, según creo, es consecuencia del cambio de la Ley de patrimonio de la Comunidad de Madrid. En este sentido, se informó de que el expediente que contiene la lista completa de los bienes protegidos con que cuenta Quijorna es el que lleva el número 519/2013. Preguntado posteriormente al respecto, nuestro Ayuntamiento informa que el procedimiento para solicitar la consulta de este expediente (o de cualquier otro) puede tardar en resolverse hasta 15 días desde que se presenta la petición por escrito. Pasado ese plazo, la respuesta de la alcaldesa puede ser positiva o negativa, y en el primer caso, si no entendí mal, sería la propia señora García la que elegiría el momento en que se puede hacer la consulta por parte del ciudadano solicitante. Quiero decir, sin prejuzgar lo que encontraría en el expediente nº 519/2013, que este procedimiento, aunque sea legal, me resulta lento y desmotivador, ya que dificulta la participación ciudadana y el funcionamiento democrático del municipio. En cualquier caso, se dijo también en este mismo pleno que habrá un periodo de exposición pública del nuevo catálogo de bienes y espacios protegidos, por lo que al menos en este caso resultará posible verlo libremente, al menos si no surgen otras dificultades imprevistas.

Mi interés por conocer esta lista de bienes y espacios protegidos de Quijorna se explica entre otras razones porque, en la actual situación de crisis del modelo económico basado en la construcción depredadora (ahora no de casas sino de líneas eléctricas), y con una deuda casi impagable, el municipio de Quijorna podría tener una cierta alternativa económica gracias al aprovechamiento su patrimonio histórico vinculado a la GCE y a nuestra privilegiada situación geográfica. Vivimos en un pueblo que tiene algunos recursos potenciales, con capacidad para atraer visitantes, pero que para desarrollarlos necesita poner en juego un mínimo presupuesto, talento, voluntad de trabajo, apego a los valores democráticos y amor por la naturaleza. Juzguen ustedes cuánto de esto tenemos en nuestro actual equipo de gobierno local y cuáles son las posibilidades de que el mismo asuma un trabajo paciente y exigente que solo daría frutos al cabo de uno o dos años. 

Nunca he visto el catálogo de bienes protegidos en Quijorna, de hecho, ni siquiera conocía su existencia. Parece que en él están al menos las casas de Regiones Devastadas y la iglesia. Me gustaría saber si también están en esa lista los restos de posiciones, almacenes, observatorios, cuevas y caminos militares de la guerra civil que están repartidos por nuestro término municipal, o si como parece, estos últimos restos siguen olímpicamente ignorados por los actuales gobiernos local y regional. 

Un estudio detallado, sobre el terreno, en el que tuve la suerte de participar, determinó hace unos años que en Quijorna, además del patrimonio inmaterial que se transmite por la memoria oral, fotográfica o escrita, existen numerosas construcciones militares pertenecientes al periodo de la GCE. La mayoría son del ejército republicano, pero también se conservan varias del ejército franquista. Bajo el punto de vista de IU, descubrirlas, excavarlas y señalizarlas a todas es una tarea pendiente, que se justifica por la necesidad de asumir la historia reciente en vez de ocultarla. Además, una vez que fuera sacado a la luz este vasto patrimonio, Quijorna podría aprovecharlo para promocionar un turismo nacional e internacional que sin duda disfrutaría de un paisaje cargado de historia y bien conservado como el que tenemos. A lo largo de estos años ha sido continua la visita de familias, individuos y algunos grupos numerosos (en tres ocasiones vinieron hasta 40 noruegos) atraídos por el magnetismo que genera todavía hoy la batalla de Brunete y el paso por la misma de las Brigadas Internacionales o la fotógrafa Gerda Taro, que sacó varias de sus fotos dentro de Quijorna antes de morir. También son frecuentes las peticiones de ayuda para localizar desaparecidos de la guerra, de los que se tiene en esta batalla la última noticia. 

En definitiva, existe un atractivo que Quijorna y su entorno ofrecen hacia fuera y aquí no se ha percibido todavía en toda su magnitud. Para nosotros, el único problema que impide aprovechar este interés en beneficio de la economía y la proyección cultural de nuestro pueblo, es que para hacerlo se necesita romper con la imagen pro-franquista que ofrece nuestro gobierno local, el mismo que hace un año homenajeó públicamente al ejercito sublevado en 1936 y todavía hoy no ha cumplido con la Ley de Memoria Histórica. 

Seguramente de todos estos temas hablaremos en alguna ocasión a lo largo de los próximos meses, pero lo que debería ser materia de consenso, es que nuestro municipio no puede darse el lujo de seguir ignorando un patrimonio histórico tan relevante como escondido. Hace unos años, quienes hicimos el estudio y la catalogación de restos de la G.C. en Quijorna, recomendamos al Ayuntamiento que tomara medidas protectoras y divulgativas.

Pronto, cuando accedamos al catálogo de bienes protegidos actualizado, en su fase de exposición pública, veremos cual es el valor que nuestros gobernantes han dado o dan a nuestros vestigios más antiguos, de tipo militar, y que datan de 1937 en adelante. Todo lo que existió previamente quedó destruido durante la guerra civil. 

Para terminar, vale la pena recordar que en el Archivo Regional de la Comunidad de Madrid, que está cerca de Atocha, existe un fondo documental que contiene todos los documentos municipales de Quijorna (los que se conservan) desde el principio de su historia hasta una fecha no demasiado lejana. ¿Sabe nuestro Ayuntamiento que este archivo documental existe?, ¿tenemos copia del mismo aquí?, ¿dónde está?, ¿lo podemos consultar?, ¿también hay que esperar 15 días? Cuando vayamos a consultar la catalogación aprovecharemos para hacer estas preguntas a quien las puede responder.


Ernesto Viñas.




No hay comentarios:

Publicar un comentario