miércoles, 16 de julio de 2014

Acerca de “Ayudas comedores sociales” del Boletín Oficial de julio del PP de Quijorna.


Del último Boletín Oficial del PP de Quijorna que hace unos días recibimos en nuestros buzones me ha impactado la noticia que asegura que en nuestro pueblo hay 41 menores pertenecientes a 16 familias que pueden estar en riesgo de malnutrición como consecuencia de la situación económica de sus hogares. Ante el cierre de los comedores escolares hasta septiembre, la Obra Social de La Caixa, parece que ha dejado de lado otros objetivos y estaría destinando el grueso de sus fondos disponibles a paliar esta situación injusta e inaceptable. En el caso de Quijorna, su aportación sería de 4.950 euros, que entregados al Ayuntamiento, llegarán a quienes más lo necesitan a lo largo del verano para que puedan tener garantizada una comida fuerte al día. Sin entrar en otras cosas que se pueden decir de la banca en general, debemos reconocer que el esfuerzo que realiza esta entidad parece notable, más aun si consideramos que está actuando de esta misma forma en otros muchos municipios del país, independientemente de cuál es su gobierno. Así, estaría siendo coherente con su naturaleza original de caja de ahorros. 

Si no me equivoco, lo que se podrá hacer con este dinero entregado por La Caixa, se deduce de este cálculo sencillo: 41 niños x 80 días sin comedor escolar = 3.280. Por otra parte, 4.950 euros / 3.280 = 1,50 euros diarios por menor. Todos quienes administramos nuestra propia casa sabemos que con 1,50 euros diarios es una proeza total llegar a alimentar a un menor de edad, y todavía estarían desatendidas otras cosas vitales de su vida cotidiana, sin olvidar que también deben comer sus padres. Se hace entonces necesario incrementar ese presupuesto disponible.

Ante esta situación tan dura, me ha llamado la atención el tono general del artículo, que pretende dar a entender que ya se ha hecho lo necesario, que la emergencia (de la que por supuesto no se busca el origen) está atendida, y que esta iniciativa surgió del partido que gobierna Quijorna. En ese sentido irían las afirmaciones “este es el compromiso que tiene el PP con los vecinos de nuestro pueblo” y “queremos aportar nuestro granito de arena para paliar este hecho, y nada mejor que hacerlo desde el Ayuntamiento”. Después de releer el artículo varias veces, en el caso del PP sigo sin encontrar el dato que aclare cuál ha sido su aportación económica, la que justifique poder escribir la primera de las dos frases que copio de su artículo. 

De todas formas, a quién tenemos que exigir que entre en acción no es al PP, el patrocinador de lo recortes, sino a nuestro Ayuntamiento, pues este sí tiene la obligación de hacer todo lo posible para cortar de raíz cualquier posibilidad de malnutrición infantil o adulta en Quijorna. Administra nuestros recursos comunes y tiene el deber moral de dar a este derecho básico en peligro la prioridad total. Ellos sabrán cómo lo hacen, pero en nuestro pueblo no puede existir malnutrición por razones económicas, y menos si esta es infantil. 

A la espera de que el gobierno local haga algo más que atribuirse méritos que no son suyos, para saber por qué estamos así, es necesario recordar la responsabilidad del partido político que gobierna España y Madrid en la extensión de la emergencia social por pobreza, paro y desahucios. Gracias al neoliberalismo que practica, entre otras cosas, bajo sus gobiernos muchos miles de menores y adultos no tienen garantizada la comida, la vivienda, la sanidad, el estudio o el trabajo, que son derechos mínimos e imprescindibles para mantener la dignidad de las personas, y sin los cuales ni se puede empezar a hablar de democracia o de libertad efectivas. 

Señora alcaldesa, antes de desearnos un feliz verano malgastando una de las cuatro páginas de su boletín, garantícenos que al menos quienes por edad todavía no pueden proveerse el alimento por sí mismos tengan asegurada la comida y la alegría de ser niños durante este árido verano pepero. Salvo los más partidarios de los recortes del presupuesto social, nadie más va a quejarse si la deuda municipal de varios millones que ya tenemos encima gracias a su brillante gestión se incrementa en 5 o 10 mil euros más para atender a esta emergencia. Tampoco nos quejaremos si por combatir la malnutrición infantil nos quedamos sin fuegos artificiales en las fiestas. Actúe rápido y olvídese de hacer propaganda, solo estará cumpliendo con su deber.

Ernesto Viñas.



No hay comentarios:

Publicar un comentario