martes, 30 de diciembre de 2014

Fin del año 2014 en Quijorna.



En las últimas semanas, hubo dos plenos municipales diferentes en Quijorna. El primero fue el día 12 de diciembre y tuvo carácter ordinario. El segundo, extraordinario, fue el día 23 del mismo mes, y estuvo dedicado monográficamente a la aprobación de los presupuestos de 2014 ¡a una semana de que termine el año para el que servían!. De los presupuestos para 2015, que deberían ser presentados justo ahora, todavía no hay noticias.

Nuevamente, por dos veces más, se repitieron las características de todos los plenos anteriores: un comportamiento muy deficiente por parte del equipo de gobierno a la hora de explicar sus decisiones y gestión, y una clamorosa ausencia de vecinos de Quijorna ocupando las sillas que tienen reservadas. Ante esta situación, que se vive una y otra vez, la conclusión más clara es que la falta de interés popular por sus propios asuntos ampara, permite, y hasta legitima las malas formas y las malas políticas de nuestro gobierno local. De ser así, nos mereceríamos lo que tenemos, un pueblo apagado, con una deuda importante y que no ve ni aprovecha sus mejores potenciales, que a nuestro juicio tienen que ver con la relación entre medio ambiente, historia y turismo. 

Si la claridad en las explicaciones de la alcaldesa hubiese sido mayor, en este artículo podríamos hablar con fundamento de temas importantes como la gestión de la policía local, la recuperación de la dehesa, la inexistencia de comedores infantiles mientras el colegio está cerrado, o la manera en que se ha empleado el presupuesto de 2014. La presencia de un público numeroso hubiera permitido exigir democracia real, pero al no haberlo, la señora García, igual que hace su partido en todos los niveles, presentó la realidad como a ella le interesa y después se dio el lujo de contestar a su antojo a las preguntas de los grupos de oposición y aplastarlos con su mayoría absoluta en la votación correspondiente.

A los confiados y a los apolíticos de todas las ideologías que vivan en Quijorna, tal vez les interese saber que cada uno de nosotros, incluidos los menores de edad y los jubilados, nos toca una parte de la deuda municipal reconocida que supera los 1.000 euros. También, asusta saber que, dentro de los presupuestos de 2014, un 23 % (unos 500.000 euros) se ha gastado en pagar los intereses de la deuda municipal. ¿Qué pasará si en el futuro subieran los tipos de interés?.

Con el PP, a nivel nacional nuestra deuda pública sigue creciendo hasta casi alcanzar la cifra récord del 100 % del PIB anual. En Quijorna, según afirma la oposición, la suma de la deuda municipal reconocida y la parte pendiente de sentencias judiciales (si salen en contra del Ayuntamiento) equivaldría al 194 % del presupuesto anual (que ronda los 2,5 millones de euros). De ser esto cierto, en ese momento estaríamos fuera de la ley, ya que el tope permitido de deuda es el 110 %. Ante esta situación alarmante, los gobiernos local y regional miran para otro lado y tiran de maquillaje para mejorar las cuentas mientras puedan. Si vuelven a ganar las próximas elecciones ya verán qué hacer, que para eso los trabajadores y los consumidores tienen anchas espaldas. 

Ya que, sin querer, salió el tema de las elecciones, sobra decir que en IU haremos cuanto esté en nuestra mano para que en mayo y en noviembre nuestra sociedad decida dar unas largas vacaciones al PP. Cuando eso pase, sería deseable que quienes han gobernado en Quijorna anden cerca cuando tengamos que preguntarles por muchos asuntos, a medida que se vayan descubriendo los números y los detalles de su gestión. 

IU en Quijorna está haciendo todo lo que puede por consolidar un grupo que sea más numeroso que el actual y del que pueda salir en un plazo breve tanto una candidatura para las elecciones locales de mayo como la base de apoyo y trabajo que permita cumplir con nuestras responsabilidades en el caso de que el pueblo nos otorgue alguna. Confiamos por un lado en nuestra propia fuerza, pero también en un probable proceso de convergencia, que debería ser sólido y honesto. Lo fundamental de nuestro programa local ya lo tenemos claro, pero como esperamos reunirnos con otras fuerzas de la izquierda que se hagan visibles en Quijorna, todavía hay tiempo para enriquecerlo y para hacerlo público. 

Fuera del ámbito de nuestro pueblo, en el espacio político de la izquierda real, a día de hoy para cualquier convergencia hay tantos estímulos y buenas señales como líos, sombras y dudas, por lo que las alianzas están todavía por definirse. Esperamos que estas alianzas, si finalmente se dan, estén a la altura del enorme desafío que tenemos planteado: cambiar el rumbo de muchas políticas y democratizar radicalmente la vida pública y la economía, corrigiendo mucho de lo que se ha hecho en los últimos 40 años. En todos los ámbitos debemos prepararnos para afrontar tiempos mejores, porque serán de construcción de una sociedad ecológicamente viable y mejor para los trabajadores. 

Para terminar, llamamos nuevamente a nuestros compañeros, amigos y simpatizantes que vivan en el pueblo a arriesgarse un poco, a ser más generosos, y a sumarse a este proyecto de cambio, en el que son imprescindibles para que resulte posible pasar de las intenciones a los hechos.


Ernesto Viñas.












Recordad que el contacto con IU Quijorna es: iuquijorna@gmail.com



No hay comentarios:

Publicar un comentario