lunes, 26 de enero de 2015

Segunda jornada de trabajo voluntario de UI en nuestra comarca.

Objetivo, limpiar de escombros y basura la mina cercana al camino del Puente Caído y al río Aulencia, en Valdemorillo.



Después de la buena respuesta y mejores resultados que arrojó la primera jornada de trabajo voluntario convocada por IU para limpiar y reivindicar la plenitud ambiental del pantano del Cerro Alarcón, las asambleas de Valdemorillo, Villanueva de la Cañada, Villanueva del Pardillo, Navalagamella y el germen de la de Quijorna volvimos a arremangarnos, ponernos las botas de trabajo, y juntos, intervenir sobre un nuevo punto clave de nuestro entorno inmediato.

Este sábado 24 enero nos hemos reunido para limpiar de basura y escombros un valioso paraje de minas, cuevas y canteras que están junto al arroyo San Juan, en la zona donde acaba el término de Valdemorillo y comienza el de Villanueva de la Cañada. Nuevamente hemos trabajado para intentar impedir que siga degradándose un lugar que está rodeado de un gran paisaje y que guarda una interesante historia vinculada a la economía minera tradicional de nuestra comarca y a la existencia del frente de guerra republicano durante la GCE. La mina o cueva que hemos conseguido dejar limpia posiblemente debe su existencia a la fábrica de vidrio de Valdemorillo, y según nos ha contado uno de los protagonistas, en 1938 servía como refugio y casa de un grupo de artilleros del ejército popular que tenían sus piezas cerca, entre estas cuevas y el cercano río Aulencia. 

Con esta iniciativa, los militantes de IU hemos querido seguir reforzando nuestro apego a los valores naturales, históricos y culturales más cercanos y al mismo tiempo mostrar nuestra voluntad de contar con los mismos para fundamentar el modelo de desarrollo justo y sostenible que pueda reemplazar al actual, que es depredador y elitista.

Las imágenes que acompañan este texto muestran bien la belleza de este lugar cargado de historia y el buen ritmo que le dimos a nuestro trabajo en esta mañana fría y luminosa. Además, tuvimos también la agradable e inesperada visita de algunos caminantes que pasaban por ahí y que nos dieron aliento y compañía. La sensación con la que volvimos a casa es que cuando el pueblo se moviliza nada es imposible.

Dedicamos este pequeño (y productivo) esfuerzo realizado a los trabajadores griegos que nos acaban de demostrar a todos que existe un camino para construir una sociedad soberana, fraternal y justa. 

Nos volvemos a ver en la próxima jornada de trabajo voluntario de IU, que será pronto y en Villanueva de la Cañada.








No hay comentarios:

Publicar un comentario