jueves, 26 de mayo de 2016

Asunto DIA: contestación al alcalde.

En espera de que nuestra coalición haga pública una posición consensuada, que posiblemente recibiréis en los próximos días en vuestros buzones, como militante de Izquierda Unida quiero mostrar personalmente y sin más espera mi apoyo al compañero y concejal Daniel Núñez.


Cuando cayó en mis manos la carta del alcalde respondiendo al artículo sobre DIA de nuestro concejal Daniel Núñez, aparecido en el primer número de “La mosca quijornera”, lo primero que me llamó la atención fue el notable cambio de actitud el Sr. Serrano. Era el sábado 14 cuando yo mismo le pregunté en una charla informal si pensaba replicar a los artículos de nuestro diario, que entonces estábamos repartiendo y él ya había leído. Con bastante autosuficiencia me respondió entonces que no, dando a entender que nada de lo que habíamos escrito le causaba ni la más mínima inquietud. Sorprendentemente, pocos días más tarde disponemos en nuestros buzones de su réplica, que además ocupa un folio completo. Señal de que el tema interesa intensamente a nuestros vecinos, y señal también que Daniel Núñez puede haber puesto el dedo en la llaga con sus críticas, que a mi juicio están bien ajustadas a la realidad, pues he seguido muy de cerca la evolución de este asunto desde que supimos por primera vez de él, allá por enero de este año.

Después de recapacitar y acertar al decidirse a escribir, en lo que se equivoca de lleno nuestro alcalde es en el tono que emplea en su texto, que a mi juicio le ha salido faltón y paternalista. Él sabrá lo que hace. Como perder la calma no ayuda a aclarar las cosas, creo que lo mejor que se puede hacer es mostrar los hechos que conocemos con la mayor objetividad posible. A ver si soy capaz de hacerlo bien:
  • Según dice nuestro alcalde en su réplica, hace ya tres años que en nuestro Ayuntamiento saben que DIA quiere instalarse en Quijorna. Nosotros, IU – Ganemos, por el contrario nos enteramos de esto por el comentario de un vecino a la salida de una comisión, hace unos cuatro meses. Por el Sr. Serrano no sabíamos ni media palabra sobre este asunto, incluso desde que en noviembre de 2015 el tema se revitalizó. Nosotros no consideramos que esto sea transparencia.
  • A finales de febrero, en una reunión directa con los representantes de DIA a la que asistimos todos los partidos menos el GIQ (que también estaba invitado), supimos que esta empresa SOLO acepta instalarse en Quijorna si puede hacerlo en unos terrenos ya urbanizados que actualmente no admiten un uso comercial de la intensidad que DIA pretende (su proyecto se asentaría sobre ocho parcelas). Es por esta circunstancia por lo que esa empresa pidió al Ayuntamiento que apruebe una medida que se llama “modificación puntual de la norma urbanística” que afecta a la unidad de ejecución nº 7 (zona de la curva de entrada según venimos de la M- 501), lo cual en este caso implica modificar lo que ahí queremos permitir que se construya.
  • Si como DIA pide, se elevara de 1ª a 2ª la categoría del uso comercial permitido en la unidad de ejecución nº 7, esto también afectaría a la gemela unidad de ejecución nº 13, que es la parcela del olivar que está detrás del antiguo bar Mariart. Cambiar esta categoría a la nº 13 implica que si eventualmente un promotor lo solicitara, se le debería permitir la construcción de un edificio comercial de una sola planta y de hasta 500 metros cuadrados de superficie cubierta (lo mismo que pide DIA), en lugar de únicamente chales con planta baja utilizable comercialmente, que es lo que se contempla actualmente.
  • Según nos dijeron sus representantes, aparte de los productos envasados por tod@s conocidos, DIA no tendría carnicería, pescadería, verdulería o panadería como tales (vendería estos alimentos en bandejas, no “al corte”, y sin un dependiente específico), por lo que el impacto sobre el (escaso) pequeño comercio existente en nuestro pueblo sería muy relativo, representando quizás un competidor más serio para el supermercado CONDIS.
  • DIA funcionaría con un horario probable de 10 a 22 horas, contratando una plantilla de entre 8 y 10 trabajador@s para los puestos de cajer@s, reponedor@s y limpiador@s. Con unos dos meses de obras, el centro perfectamente podría quedar abierto durante el año en curso.
  • Si en el ámbito local se aprobara la modificación puntual de la norma que rige el urbanismo de la parcela en cuestión, luego el expediente iría a la Comunidad de Madrid para ser aprobado, corregido o rechazado, lo que (teóricamente) nos previene de meteduras de pata o prevaricaciones voluntarias o involuntarias a nivel local. Contrariamente a lo que sostiene el GIQ, se puede dejar todo como está o se puede modificar la naturaleza del terreno referido, porque si se siguen los pasos correctos y habituales, ambas cosas son posibles y perfectamente legales.

Ante estos hechos, que para IU no tienen nada de anormal ni extraordinario, nuestra actitud ha sido la de dar todas facilidades posibles para que la propuesta de DIA sea conocida y debatida a nivel de la calle, lo que queda probado por nuestra voluntad de reunirnos con las partes, las muchas preguntas que hemos hecho a los vecinos en este sentido y la aparición del artículo de Daniel Núñez en "La mosca quijornera" poniendo por fin el tema en conocimiento público.

Por parte del gobierno local, lo que hemos encontrado es una negación rotunda a cambiar la situación de la parcela en cuestión, mostrándose el alcalde totalmente contrario a las pretensiones de DIA, aún conociendo que esta empresa solo admite instalarse en un terreno en particular, el elegido por ellos. Como alternativa, el Sr. Serrano ofrece otras parcelas ya previstas para uso comercial: unas ya están urbanizadas y otras están pendientes de serlo, pero aparte del hecho de que DIA las rechaza, aquí es donde nos encontramos con otro tema candente: el de ciertas nuevas expansiones urbanísticas (sectores nº 3, 4 y 5) que el Sr. Serrano quiere acelerar y nuestro grupo quiere congelar hasta que no fructifique el sector nº 2, por considerarlas fruto de un modelo especulativo, además de inviables e innecesarias en las actuales circunstancias.

En síntesis: a nosotros (IU) el proyecto de DIA no nos parece mal, y además vemos necesario que el pueblo conozca la propuesta y opine sobre ella. Desde ya adelantamos que si esta empresa se llega a instalar en Quijorna, preferimos que lo haga en una zona ya urbanizada antes que aprobar la urbanización de nuevos sectores de campo para que pueda construir su centro, algo en lo que estamos en frontal desacuerdo con nuestro gobierno local.

Para terminar, a nuestro alcalde le deseo que en sus futuros textos tenga más acierto a la hora de elegir el tono y mejor memoria. Le recuerdo que por ejemplo, tuvo que disculparse en el Pleno del día 9 de marzo por no haber informado antes sobre el tema al resto de grupos, y me parece ver otro despiste suyo cuando, al citar en ese mismo texto la opinión de l@s técnicos, olvida decir que ambos terminaron sus intervenciones remarcando que en definitiva la decisión sobre el cambio de uso en la zona en litigio es de carácter político y no técnico, es decir, que todo esto puede hacerse si se estima conveniente.

Para Izquierda Unida, además de los grupos políticos, deben ser l@s vecin@s quienes tomen la palabra, que en parte gracias a "La mosca quijornera" ahora también saben que existe este tema.

Gracias por vuestra atención.

Ernesto Viñas.
Coordinador de Izquierda Unida en Quijorna.  





No hay comentarios:

Publicar un comentario