domingo, 29 de mayo de 2016

Supermercados y sectores.



Sr. Serrano, agradezco la inmediatez de su respuesta al texto que escribí hace pocos días, lo que hice con dos intenciones fundamentales: apoyar a nuestro concejal frente al tono claramente inadecuado de su primera carta, y sobre todo, ayudar a terminar de poner en conocimiento público la oferta presentada por DIA, por la cual nos interrogan con frecuencia nuestros vecinos, que no parecen estar precisamente sobrados de información al respecto ni de confianza en su forma de gestionar.

De su nueva carta, aprecio que esta vez haya usted elegido centrarse en dar argumentos en lugar de descalificar a su interlocutor. Debo decir también que mi expresión de sorpresa por su escrito no tuvo nada que ver con querer censurarle. Con ello, quise resaltar y festejar la eficacia de “La mosca quijornera”, nuestro nuevo medio de comunicación local. No tengo intención de disminuir la libertad de expresión de nadie, ni se me pasaría por la cabeza, pero por si acaso eso di a entender, le pido que acepte mis disculpas.

Dejando de lado los malentendidos, lo que al final quedará de todo este episodio de intercambio de opiniones es que los vecinos de Quijorna están pudiendo conocer mejor ciertas noticias de actualidad y las posturas de cada cual respecto a dos temas importantes: la posibilidad de apertura de un nuevo supermercado en nuestro pueblo y los modelos urbanístico y económico que defienden el GIQ e Izquierda Unida, que no se parecen en casi nada.

Respecto al tema de DIA, después de todo lo publicado, creo que ya queda poco nuevo que decir. Esa compañía propuso adquirir unos terrenos concretos para desarrollar su actividad, y en IU nos parece que vale la pena debatir si queremos o no facilitarle la llegada, siempre usando los mecanismos legales disponibles.

Aun defendiendo un modelo de consumo alternativo y distinto al de las multinacionales, entendemos que debe primar el bien común. Cuando existen razones de interés general, las normas urbanísticas no deberían ser inamovibles, sino que pueden modificarse para adaptarlas a realidades y prioridades cambiantes, sin que eso signifique incurrir en prevaricación. No obstante, si usted, siendo tan experto en materia urbanística, sostiene lo contrario, explíqueselo de manera convincente a los vecinos. A nosotros no nos ha convencido.




Lo que sí rechazamos rotundamente, es la acusación de que en IU pretendemos confeccionar un “traje a medida” para DIA, hecha por usted en su carta. Si le parece bien, eso se lo dejamos para el presunto corrupto y corruptor Sr. Camps, un gran amigo de los trajes y sin duda también del urbanismo sin escrúpulos, además de presunto responsable máximo de la deuda que asfixia a l@s valencian@s.

Hablando del urbanismo que perpetraba el Sr. Camps y tantos otros neoliberales como él, nosotros pensamos que la ruina asociada a este modelo de comportamiento debe servirnos para rechazarlo. Después de lo que hemos vivido en la última década y visto el daño que se le ha causado a la clase trabajadora, especulando con su derecho a una vivienda digna, no hay excusa para seguir identificando nuestra viabilidad económica con la construcción de casas que, por el momento, no tienen demanda.

Por este motivo, defenderemos que Quijorna aproveche primero las licencias urbanísticas de lo que hoy mismo se puede empezar a construir en el sector nº 2, puesto que ya tiene sus calles, farolas y alcantarillado hechos. Cuando este sector se encuentre a medio ocupar, no tendremos problema en aprobar el sector nº 3, y así sucesivamente. Mientras tanto, ¿puede usted decirnos de qué nos servirá hacer nuevas calles donde ahora hay campo, si ni siquiera se están construyendo casas sobre el sector nº 2? ¿Y qué pasa con las viviendas a medio terminar que hay en la entrada del pueblo?

Si para usted el único modelo que funciona en Quijorna es el de convertir buena parte de nuestro escaso término municipal en obras fantasma, nos encontrará en la oposición frontal. Si como usted dice, quiere unir a los grupos políticos para superar la situación de postración económica que tenemos, esfuércese por proponer otro camino.

Por cierto. ¿No es acaso prevaricación el incumplimiento de la Ley de Memoria Histórica en nuestro callejero cuando hace meses que el Pleno ha votado el cambio del nombre de la plaza de la 5ª Bandera?

Reciba un atento saludo.

Ernesto Viñas
Coordinador de Izquierda Unida en Quijorna







No hay comentarios:

Publicar un comentario