sábado, 18 de junio de 2016

Comentarios al pleno ordinario del día 9 de junio de 2016.


Es indudable que el paso del tiempo va poniendo en evidencia los rasgos y aristas de la personalidad, el estilo y el proyecto de los distintos grupos y personas que forman la actual corporación municipal de Quijorna. En este sentido, bajo nuestro punto de vista destacan por encima de la media, tanto por su visibilidad como por su comportamiento el alcalde Sr. Serrano y su partido, el GIQ.

En este pleno, al que inexplicablemente tampoco acudió un número importante de vecinos, existieron para nosotros cuatro asuntos de importancia, que son estos: la no desaparición del Patronato Municipal de Deportes, el debate que se derivó de la moción del PP para declarar persona no grata a Arnaldo Otegui, la contra-moción del GIQ para que permanezca la bandera española grande de la plaza de la iglesia, y por último, el rechazo expresado por nuestro portavoz a las formas que hace unos días empleó el Sr. Serrano para dirigirse a él por escrito a raíz de la aparición en “La mosca quijornera” de un artículo sobre el asunto del supermercado DIA.

Revisando uno a uno los cuatro puntos anteriores, estas fueron las posiciones que desde IU sostuvimos en el Pleno:

  • Supresión del Patronato de Deportes: La concejalía de Deportes finalmente no podrá asumir, como proponía el GIQ, las funciones que tiene encomendadas el Patronato Municipal de Deportes. Nosotros no teníamos información o razones que invitaran a inclinarnos claramente por una u otra forma de gestión de esta área, por lo que nos abstuvimos. Al ser rechazada la iniciativa del gobierno local, este patronato deportivo seguirá existiendo.

  • Sobre la moción para declarar persona nos grata a Arnaldo Otegui, promovida últimamente por el PP en los municipios de nuestra región a través de sus representantes locales, opinamos lo siguiente: Primero, que tal como señaló el secretario municipal, Quijorna no puede repudiar hasta ese punto a ninguna persona, simplemente porque no es una competencia suya. Por este motivo, el PP se vio obligado a modificar sobre la marcha y a la baja su moción. Segundo, que el Sr. Otegui no tiene delitos de sangre en su biografía, ha cumplido íntegramente una larga condena de cárcel y tiene saldadas con la ley todas las cuentas determinadas por los jueces. Actualmente, es además el representante y candidato de un partido legal que se presentará a las siguientes elecciones vascas asumiendo y cumpliendo los procedimientos y reglas de juego comunes para todos. Opinamos que si verdaderamente el PP central quiere mostrar su rechazo al terrorismo y a quienes lo han practicado impunemente, podría, por ejemplo, repudiar al ultra de Fuerza Nueva, Emilio Hellín, asesino de la militante de izquierda Yolanda González, de 19 años, quien fue secuestrada en su casa y apareció muerta en los primeros años 80 junto a la carretera de Villaviciosa de Odón. Hellín, que escapó ¿casualmente? a Paraguay sin terminar de cumplir su condena de cárcel, volvió a España, falsificó su identidad y tiene ahora tratos con el actual Ministerio del Interior, al que asesora y suministra material de “seguridad”. El gobierno del PP también tiene la oportunidad de mostrar su rechazo al terrorismo (en este caso de estado) colaborando con la justicia argentina en el caso de un ex ministro del Interior y dos jefes policiales acusados de ser presuntos autores de crímenes de lesa humanidad contra su propio pueblo durante la dictadura franquista. Recordemos que por su gravísima naturaleza, este tipo de crímenes, ni prescriben ni pueden ser amnistiados. La moción centrada en Otegui fue aprobada con los votos a favor de PP y GIQ. Nuestro voto fue contrario a la misma.
  • El GIQ presentó en el último momento una moción de urgencia para mantener la segunda bandera española en la plaza de la Iglesia, la misma que fue puesta de manera unilateral por el anterior gobierno municipal siguiendo nuevamente una instrucción del PP central. Entonces, los representantes de este partido acompañaron el izado de la bandera nacional con un acto castrense y a la colocación de una placa militarista, sirviéndose a nuestro criterio de los símbolos e instituciones estatales para intentar contrapesar las aspiraciones soberanistas de una parte significativa de la sociedad catalana. Es decir, que sin que mediara votación o discusión alguna, el PP se envolvió en la bandera, que sí les pertenece, pero no en exclusiva, para exteriorizar su interpretación particular de la realidad española, la cual, como es sabido, muchos no compartimos en absoluto. Con la llegada del nuevo gobierno del GIQ, nuestro grupo, IU-Ganemos, presentó una moción para sustituir esta segunda bandera española por la europea, lo que fue aprobado con dos votos a favor del GIQ de los tres posibles. Ahora, cuando acaban de votar en sentido contrario, corresponde al Sr. Serrano explicar el por qué de este cambio de parecer y sobre todo por qué el cambio de bandera no se llevó a cabo durante los nueve meses transcurridos desde septiembre hasta ahora. Conociendo la ideología y los valores imperantes en su partido, nos parece la cosa más normal del mundo que hayan presentado la nueva moción, lo que no nos explicamos es su comportamiento zigzagueante en un tema tan cercano a las emociones como es este. Hubo quien dijo en el Pleno que cuando el alcalde votó a favor de nuestra moción, lo hizo para ganar nuestro apoyo; no hay pruebas concluyentes al respecto, pero está claro que ahora el Sr. Serrano sabe que nosotros no funcionamos cambiando cromos. Por no estar mencionada expresamente en la moción del GIQ que fue aprobada, entendemos que la placa de exaltación militarista que está al pie de la bandera debe ser retirada de inmediato, pues sigue rigiendo sobre ella nuestra citada moción de septiembre.
  • La parte final del Pleno fue sin duda la más áspera e intensa. Nuestro concejal mostró su rechazo a los ataques de tipo personal hechos por el alcalde tras la aparición en “La mosca quijornera” de un artículo sobre la posible llegada a nuestro pueblo del supermercado DIA. Exigió del Sr. Serrano una rectificación por la carta que le dirigió, la cual fue buzoneada en cada casa del pueblo. De una manera similar a lo que ocurrió en el Pleno de julio del año pasado, cuando se permitió acusar gravemente a otra concejal sin aportar ninguna prueba, hemos vuelto a ver a nuestro alcalde usando su posición y los recursos municipales para sobrepasar ampliamente los límites de la discusión política legítima, entrando en el terreno de la falta de respeto personal. Por nuestra parte, él, que no asumió su responsabilidad en ningún momento, sigue teniendo pendiente una disculpa pública hacia nuestro concejal y nuestro grupo; no aceptamos que sugiera que, pidiendo transparencia sobre la propuesta de DIA, estemos esperando encontrar beneficios personales.

Os animamos a mirar de vez en cuando nuestro blog, donde creemos que encontrareis unos cuantos textos necesarios para conocer esta y otras realidades municipales.

Gracias por vuestra atención.

Izquierda Unida de Quijorna





No hay comentarios:

Publicar un comentario