sábado, 15 de octubre de 2016

CUANDO LAS DECISIONES SÍ SON DE TRACA.



Nuevamente, el GIQ nos ha deleitado con su habilidad literaria, y una vez más debemos frotarnos los ojos. Desde luego, lo de este equipo de gobierno es de realidad virtual. En contestación al artículo del concejal Cabañas de Podemos en el segundo número de La Mosca Quijornera, el GIQ lanzó un nuevo texto con el que intentaba vincular al Grupo Municipal Izquierda Unida-Ganemos con el PP. Pero lo sorprendente no es este intento de unir agua y aceite, sino los pueriles argumentos que se utilizan. El señor Serrano tiene el gusto de tildarnos de pipiolos políticos cada vez que puede, pues si nosotros somos pipiolos no encuentro en el diccionario un calificativo para el texto de su grupo.


La primera acusación de la que somos protagonistas fue la de proteger, bajo el calificativo de populistas, a la anterior regidora. Nada más lejos de la realidad. La información que nos enviaron llegó tarde, sin tiempo para valorarla, se buscó ganar tiempo para no votar alegremente porque las decisiones hay que estudiarlas, pero fue imposible. La Santa Inquisición ya estaba en marcha y se nos exigía, sin meditación alguna, la sumisión a una búsqueda de culpables sin saber si los delitos habían prescrito, sin delimitar posibles responsables (¿la alcaldesa, el Equipo de Gobierno, el Pleno?). No nos opusimos, nos abstuvimos, pero dio igual. Esos seis votos con los que el GIQ parece querer contar sin discusión alguna, no salieron. La moción la perdió un GIQ que no quiso hablar, un GIQ que está en franca minoría, como les recordó el señor Cabañas en el texto: no tienen mayoría absoluta, aunque se comporten como tal.


El GIQ continúa su escrito describiendo las 3 o 4 veces que no hemos votado como ellos lo que, en sus palabras, les impide llevar a cabo su programa electoral, ¡¡¡¡toma ya!!!!. Obvio, somos partidos diferentes con ideas diferentes, si votásemos siempre lo mismo seríamos o el mismo partido o una coalición de gobierno, y no, ustedes gobiernan y nosotros somos oposición.


Se apropiaron de nuestro proyecto de desarrollo de turismo rural y cultural apoyado en los vestigios de la Guerra Civil vinculándolo al supuesto gimnasio o sala polivalente donde destinar los fondos PRISMA de la Comunidad de Madrid. Nosotros, humildemente, pensamos que sería mejor emplear esos fondos en asfaltado, que falta le hace al pueblo. Ustedes no lo aprobaron, y no paso nada, ¿verdad?. Por contra nosotros no apoyamos lo de su GYM y resultado, hecatombe… tenemos un pacto con el PP. Un gran razonamiento, ¡qué madurez política!


Entendimos que la llegada de supermercados DIA podía ser muy beneficiosa para nuestro municipio. Ustedes sólo nos informaron cuando se vieron entre la espada y la pared y minaron cualquier posible entendimiento con DIA. Ya lo explicamos en un texto anterior, ya insultaron al concejal de Izquierda Unida, Daniel Núñez, y siguen con la prevaricación a cuestas. Serán ustedes los que tendrán que explicar porqué los quijorneros no pueden tener más opciones donde realizar su compra.

Si estos argumentos y acusaciones vacías no parecían suficientes, el GIQ nos tenía reservada una gran sorpresa final. Como 3 o 4 veces no hemos votado sus proyectos y su clara minoría les impide sacarlos adelante, ergo IU y PP tienen un acuerdo malicioso para hacerle la vida imposible al GIQ. Del mismo modo, como GIQ y PP votaron a favor de no condenar la presencia de menores en espectáculos taurinos, se pusieron de acuerdo para revocar el acuerdo plenario sobre la colocación de la bandera europea en el mástil de la Plaza de la Iglesia, y se niegan en conjunto  a catalogar la dehesa como Monte de Utilidad Pública, se debe pensar que tienen un pacto tácito para derribar las mociones que presenta nuestro Grupo Municipal. Evidentemente, es estúpido pensar esto, y nadie en su sano juicio lo hace, pues bien, el GIQ así lo argumenta, ¿pueril, no?…. En la investidura, a la que hacen alusión, tuvimos obligatoriamente que abstenernos en la prehistórica guerra entre Florentino y el PP. No sabíamos, pero intuíamos, ciertos comportamientos y dimos una lección de democracia. Ahí éramos los buenos para el GIQ, como el día del último Pleno, cuando el señor alcalde, en la nocturna oscuridad de las proximidades del ayuntamiento vino a darnos la mano y agradecernos que votásemos a favor del presupuesto. La misma mano unas veces toma la pluma para descalificar y calumniar, otras te frota la espalda. Travestismo camaleónico, no tiene otro nombre.

En fin, hay un montón de circunstancias donde la confluencia PP-IU Ganemos es curiosamente recurrente. Esto es el GIQ y el PP. Blanco o negro, con nosotros o contra nosotros. Pues ni somos antiGIQ, ni somos proGIQ (aplíquese lo mismo al PP), trabajamos y votamos en pro de nuestros principios y proyectos, y así lo seguiremos haciendo, aunque haya uno, mil o un millón de textos del Grupo Independiente de Quijorna intentando distorsionar la realidad.

Daniel Núñez. Concejal Grupo Municipa Izquierda Unida-Ganemos  







No hay comentarios:

Publicar un comentario