martes, 22 de agosto de 2017

Plenos del verano

Sector 2 (listo para construir) y sectores 3, 4 y 5 (campo)



En lo que llevamos de verano hemos tenido ya tres Plenos: uno ordinario, en junio y dos extraordinarios, en julio y agosto. 

En el del día 21 de junio, que resultó tranquilo en comparación con los anteriores, se trataron sobre todo temas económicos: quedaron definitivamente aprobados el presupuesto de 2017 y las actuaciones que algún día (cuando la Comunidad de Madrid entregue los fondos) se realizarán a cuenta del Plan Regional de Inversiones (PRISMA 2016-19) en las anualidades del 2017 y 2018. Este último punto, que contó con la aprobación unánime de todos concejales presentes, supondrá una renovación integral para cinco calles del municipio (Genaro Núñez, Pinar, Virgen del Pilar, Nabera y Santa Ana). A pesar de nuestro voto afirmativo, este no era el proyecto preferido por Izquierda Unida Quijorna, ya que desde que se inició la legislatura hemos argumentado en favor de un plan de asfaltado más superficial pero que alcance a todo el municipio. Sabemos que tal cosa se podía hacer porque hemos solicitado diversos presupuestos y estos se ajustaban a lo que vamos a gastar en las cinco calles citadas, pero al ser desestimada nuestra variante de asfaltado, entendimos que se use como se use, la llegada de esta inversión es muy positiva para las infraestructuras de nuestro pueblo. Por esta razón hemos terminado apoyando el plan de la mayoría.

Luego, más allá de otros puntos del día que tenían que ver con el funcionamiento rutinario de la administración del municipio, este Pleno de junio destacó también por el voto unánime favorable al ingreso de Quijorna en la asociación de municipios AISGUA, vinculada al Observatorio Ciudadano para la Conservación del Patrimonio de la Sierra de Guadarrama, un colectivo del que ya hemos hablado en artículos anteriores. Dado que IU ha hecho un gran esfuerzo de comunicación y persuasión para que demos este paso a nivel municipal, le correspondió a nuestro concejal resumir las ventajas que podemos esperar de este ingreso, que a grandes rasgos tienen que ver con defender de manera colectiva los distintos patrimonios que tienen nuestros pueblos, de cara a disfrutarlos, conservarlos, ampliarlos y compartirlos con los visitantes que tengamos en el futuro. En este sentido, el fuerte de Quijorna estaría para nosotros en los restos vinculados a la GCE, en las rutas de naturaleza y en sus posibilidades en agricultura ecológica, apicultura y gastronomía del garbanzo. 

Sin mociones que presentar, dedicamos el turno final de este Pleno - ruegos y preguntas - a interpelar al equipo de gobierno acerca de las siguientes cuestiones: 

La constante pérdida de alumnos que experimenta el colegio, la fecha tardía elegida para el festival de final de curso (1º de julio) y los problemas que la misma ocasionó a muchos alumnos. Las acusaciones de sabotaje de la piscina vertidas en una carta del alcalde y su dudoso grado de veracidad. La utilización de lugares protegidos como aparcamiento durante la reciente prueba deportiva “Farinato Race”. La llamativa ausencia de cierta persona en el Pleno, la misma que durante las 4 o 5 últimas sesiones había acudido al mismo para dirigir graves acusaciones contra el alcalde. Sobre la farola retirada junto al restaurante Los Chopos, y por último, sobre la retirada, o no, (fue que no) de vertidos ilegales presentes desde hace años en la dehesa municipal.

Sinceramente, bajo nuestro criterio, ninguna de las respuestas clarificó suficientemente las respectivas preguntas que planteó IU. Pensamos que, o no se tenía conocimiento (como en el caso del colegio o de la persona que acudía a los Plenos a poner verde al alcalde), o la línea argumental era vaga y difusa (la farola se ha quitado de la calle porque se ataba en ella a los perros y estaba suelta…etc.). Al menos lo intentamos. 

Aparcamiento durante el Farinato Race




El segundo Pleno, que tuvo lugar el pasado 31 de julio, era de carácter extraordinario y urgente. La necesidad de afrontar de manera inminente el pago de unos 550.000 € derivados de las nuevas sentencias condenatorias por la gestión del Partido Popular vinculada al aprovechamiento del 12% en los conocidos como sectores 3, 4 y 5, exige que nuestro municipio solicite un nuevo préstamo al Estado, ya que no hay otro modo de afrontar esta nueva deuda que nos ha caído encima. Con el fin de facilitar la supervivencia financiera de muchos municipios españoles ahogados por la “crisis” (nosotros preferimos llamarla estafa) derivada de la especulación urbanística, el Ministerio de Hacienda ha puesto a disposición de las entidades locales más perjudicadas unos préstamos a interés muy bajo y con buenas condiciones generales. Para acceder a los mismos, hubo que cumplir con una condición: realizar un plan de ajuste sobre las cuentas locales, lo que en otras palabras significa que no nos dejan gastar el presupuesto sin la supervisión de Hacienda. Esto lo aceptamos. 

El problema para nosotros es que el GIQ proponía, y el PSOE aceptaba, que avaláramos este nuevo préstamo ofreciendo suelo público de Quijorna como garantía, con la particularidad de que, estando el mismo valorado en 1.500.000 € (dicho por un estudio de arquitectura contratado por el propio gobierno local), se aceptaba un posible precio de venta de 600.000 €. Esta opción, planteada por ambos partidos el día 30 de julio como último y único recurso, nos generó, más que dudas, un rechazo frontal. Solucionar problemas derivados del urbanismo irresponsable que hemos padecido abriendo las puertas a más ladrillo nos parece una pésima elección, igual que liquidar el patrimonio municipal a precio de saldo (rebajas del 60%). Ante estas circunstancias decidimos plantarnos y votar “no” a la alternativa siempre mala que nos planteaban. Derrotada la opción del gobierno local, y sin creernos ni media palabra sobre la apocalipsis que podría caernos encima, acordamos reunirnos para encontrar otra opción de aval al crédito, alternativa y consensuada, entre todos los partidos políticos del Consistorio.

Llegados a la cita que acordamos para el día 2 de agosto, IU puso sobre la mesa la mayoría de las propuestas que se escucharon en la reunión: antes de malvender patrimonio más vale reducir gastos y aumentar ingresos por la única vía que tenemos a mano, el aumento de impuestos. Si, resulta complicado o incómodo afirmarlo, pero IU propuso, entre otras medidas, subir ciertos impuestos. La gestión del Partido Popular, apoyado en sus mayorías absolutas, ha provocado un gravísimo endeudamiento, y todos, sus votantes y los que no lo somos, ahora debemos, desgraciadamente, hacer frente a esta situación para evitar embargos judiciales de nuestros bienes comunes. Las malas gestiones se pagan. 

Por el lado de la reducción de gastos, propusimos, y así se aprobó, suspender completamente la asignación económica que los grupos políticos teníamos para hacer nuestro trabajo. A partir de ahora pagaremos la imprenta de ediciones como La Mosca Quijornera, los desplazamientos y el teléfono de nuestro bolsillo. Por el lado de los incrementos fiscales, propusimos subir lo mínimo posible el impuesto local de circulación a los coches más contaminantes, pero nadie estuvo de acuerdo. Finalmente, acordamos incrementar los impuestos que tienen que ver con los permisos de edificación, los cuales recaerán mayormente sobre los bancos y promotores que inicien obras en el futuro. También por propuesta nuestra se planteó empezar a gravar, o gravar más, el paso de líneas eléctricas por nuestro término y penalizar la existencia de obras sin terminar durante años, lo que será estudiado por el alcalde, según dijo.

Finalmente, en el Pleno del pasado día 18 de agosto votamos por unanimidad cumplir las duras condiciones del plan de ajuste y avalar el nuevo préstamo que necesitamos en base a tres garantías o compromisos: reducción de gastos suprimiendo la asignación a los grupos, aumento de ingresos a través del incremento de las tasas de edificación y, solo en el menor porcentaje posible, vendiendo suelo público. 

No hubo manera de anular al 100 % esta última opción de avalar con suelo público, para nosotros la peor porque contribuye a que eventualmente se puedan urbanizar los nuevos sectores 3, 4 y 5, que actualmente son campo. Como es bien sabido, no los queremos iniciar hasta que no se haya utilizado una buena parte del suelo que ya tiene calles, alcantarillado y farolas en el sector 2 y no se terminen las casas abandonadas de la entrada del pueblo. El derecho al negocio privado, para IU tiene que estar muy por detrás del interés general. 

Gracias por vuestra atención. Un saludo cordial.

No hay comentarios:

Publicar un comentario