domingo, 17 de septiembre de 2017

Alcalde y concejales, condecorados por su buen hacer.

 

El pasado jueves día 14 celebramos un nuevo Pleno, quizás el más sosegado y rápido de la legislatura, en lo que a los ordinarios se refiere. Con únicamente 5 puntos del día y una única moción, la cita supuso el cierre de las cuentas de 2016 por unanimidad. En menos de una hora la sesión, en su parte dispositiva, estaba finiquitada. Otra cosa muy diferente fue el turno de decretos y ruegos y preguntas.
 
El Partido Popular hizo hincapié en dos asuntos en los Izquierda Unida ha tenido que ver. Por un lado, lamentó no ser informado del acuerdo entre nuestro concejal y el Equipo de Gobierno para el asfaltado de la calle Real a la altura de la piscina, cerrando la conexión con la Dehesa. En el ADN de IU Quijorna está la necesidad de llegar a los máximos acuerdos para mejorar nuestro pueblo, vengan de quien venga, si es una buena propuesta, la apoyamos. Se nos pidió un esfuerzo económico en las partidas presupuestarias que habíamos negociado (limpieza, colegio…), hicimos números y se consiguió dar solución a una reivindicación que llevamos desde el inicio de la legislatura demandando. Otra cosa muy diferente es la relación entre GIQ y PP, ni entramos ni salimos, desde nuestro punto de vista, la alcaldía debía haber informado antes de publicar su acostumbrado cartel, esa es nuestra opinión, pero es eso, una opinión.

El otro aspecto que expuso el PP fue el descenso de alumnos en el colegio del municipio. Es cierto que este año escolar se han perdido algo más del 10% del alumnado, y es preocupante, tanto las cifras como el por qué que circula por nuestras calles. Desde Izquierda Unido ya hemos manifestado nuestro parecer al respecto, especialmente en un artículo publicado en la tercera edición de La Mosca Quijornera. El nivel del colegio y del IES de referencia (Las Encinas de Villanueva de la Cañada) permiten a cualquier alumno de Quijorna recibir una buena educación, realizar los exámenes de la EVAU y llegar a la universidad en los mismos niveles y estándares que el resto de la zona. Los datos numéricos los ponemos a disposición de cualquier vecino que pueda tener dudas al respecto.

Acabado el turno de los populares, iniciamos nuestras preguntas incidiendo en diferentes decretos, especialmente los referidos a subvenciones taurinas solicitadas por valor de 12.000€ e invitaciones al equipo juvenil del municipio en el restaurante Los Chopos por valor de más de 450€. En detalle, interpelamos al Equipo de Gobierno en temas diversos: el inicio del servicio de limpieza urbana, solicitando el envío de la planificación y las zonas establecidas; la participación activa y desinteresada de Izquierda Unida en la confección de folletos turísticos cuya impresión está subvencionada por la Comunidad de Madrid; el apoyo y agradecimiento al Secretario-Interventor municipal por el informe sobre la elección de candidatos a la subvención de empleo (a pesar de las manifestaciones contrarias del GIQ y el PSOE) y, por último, las famosas medallas.

Nos ponemos en situación: Al finalizar el Pleno extraordinario el pasado 31 de julio, sobre las 13:00 horas, la Primer Teniente Alcalde nos comunicó que, a petición del concejal del PSOE, Domingo Navarro, se había acordado que los miembros de la Corporación Municipal ibamos a recibir un obsequio por nuestra dedicación en esta legislatura. A tal circunstancia nadie presentó alegación alguna. El día 6 de agosto recibimos un correo electrónico desde la alcaldía donde se nos muestra la totalidad del proceso. El 27 de abril el concejal Domingo Navarro le recuerda al alcalde el acuerdo entre ambos y el concejal de Ganemos, Enrique Cabañas, para la adquisición de medallas conmemorativas referido a una reunión de una comisión días antes. Como conocerán nuestros lectores, ante el devenir que habían tomado las comisiones, con un uso partidista del equipo de Gobierno, ocultación de temas muy relevantes (DIA, Farinato Race…) y la falta de utilidad y el coste para los vecinos (20 € por concejal asistente) decidimos no asistir a dichas reuniones. El PP y la concejala no adscrita, Belén Zapardiel, tomaron el mismo camino que IU y abandonaron también las comisiones. Siguieron en ellas los 3 concejales del GIQ, el concejal del PSOE y, pese a las críticas al sistema por su perversión continua, el concejal de GANEMOS (total 5 de 11 concejales, minoría). Hecha esta salvedad y siguiendo el relato, durante los meses de mayo y junio fueron acordándose, tal y como consta en la documentación que se nos facilitó el 6 de agosto, la tipología y precios de las 11 medallas. El día 31 de julio, después de anunciarnos lo del obsequio en el Pleno, sin más detalle, se produce el pago (31 de julio de 2017 a las 14:35): 1.681,90 €.

Una vez leída la documentación manifesté mi malestar por lo costoso del supuesto obsequio. Para que hagan los cálculos. Un concejal de la oposición, por sus asistencias a los diversos plenos, obtiene una retribución anual neta de unos 1.000 €, si nos vamos a la legislatura, unos 4.000 €. En un pueblo ahogado por las deudas, donde cada vecino “debe” más de 3.000 € tal y como nos informa el GIQ, ¿debemos auto obsequiarnos con un presente de 152 € (el 15 % de nuestra retribución anual, o el 3,75 % durante cada año de legislatura, como lo ven algunos)?, ¿No sería más conveniente utilizar esos casi 1.700 € en otros asuntos municipales?, ¿Por qué deben los concejales decidir auto imponerse una medalla? Y lo más llamativo del asunto: ¿Por qué no se informó del precio del “obsequio” hasta después de su anuncio? Este es el proceder del GIQ y por causas como esta se abandonaron las comisiones: la información sesgada.
 
 
Felipe V
Pues bien, en el pasado Pleno todos los concejales recibimos nuestra medalla. Ante las quejas de IU sobre el precio y el proceder se generaron diversas argumentaciones. GIQ y PSOE defendieron su precio, aludiendo en ocasiones a que era barato. El PP asumió la medalla sin discutir su precio aunque si cuestionó el proceder criticando la actuación del equipo de Gobierno. GANEMOS y la concejal Zapardiel (esta por escrito) manifestaron su malestar el procedimiento y el precio y decidieron pagar de su bolsillo la medalla. IU rechazó el mal llamado “obsequio”. Tanto el precio (152 € de dinero de los vecinos nos parece inmoral), como el procedimiento (ocultando la información hasta el 6 de agosto), como especialmente la motivación (el orgullo de representar a tus vecinos debe gratificarse u honrarse con el agradecimiento de aquellos que se acercan a ti tras solucionar un problema, no a través de medallas auto impuestas) nos obligaron a hacerlo.
 
Después del debate de la medalla y una serie de salidas de tono, temas estériles y acusaciones desafortunadas varias, concluyó el Pleno.
 
PD: Si algún vecino tiene curiosidad por ver las famosas medallas de los 152 €, el señor alcalde anunció que la luciría con orgullo el día de la misa del 12 de octubre.     
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario